Para que sirve el Limón

Para que sirve  el Limón

Limón

Citrus limón L. Burmpara que sirve el limón

Ya sea usado como condimento, para lo que  principalmente se utilizan las cáscaras, o bien ingerido en forma de zumo, el limón  constituye  tema de discursión  entre la mayor parte de los tratadistas más eminentes y populares. En realidad, el limón  es uno de los grandes remedios naturales, sobre el que desde tiempos antiguos mucho se ha escrito , por el que  han abogado  científicos de fama internacional, entre ellos Gregorio Marañón, que concentuaba este fruto indispensable en cualquier hogar, particularmente aquéllos donde hay niños, recomendandolo incluso para añadir a la leche; junto con Marañón citaremos al sueco  Euler, quien descubrió, en el limón una importante vitamina antineumónica, lo que le dio al limón  un verdadero espaldarazo médico puesto  Euler era Premio Nobel de Medicina, desde 1934.

Por otra parte, suele formulársele al limón  la misma acusación  que al tomate, o sea descalcificador del organismo, si de uno o de otro se efectúa un uso  abundante o abusivo. Esto, no obstante, se halla muy lejos de la verdad. Si tenemos en cuenta la proporción de vitamina C que el limón contiene, se echa de ver  que , por el contrario, estos frutos no sólo no pueden  descalcificar en modo alguno , sino que ( en el  caso del  limón  concretamente) previenen las afecciones propias del sistema óseo y dental.

La mayor parte de los expertos admiten, poco más o menos, que las semillas del limón son un excelente vermífugo; en cuanto al jugo  del fruto, que es lo que más se emplea comúnmente, se le  reconocen propiedades carminativas, estomacales, eméticas, cardíacas, anticefálicas, fegrífugas, sudorantes, antirreumáticas, antiescorbúticas, antidiftéricas, etc..

La corteza del limón tiene propiedades similares, aunque sea conveniente prepararla hervida en agua antes de ingerirla. El jugo, a efectos estomacales, conviene  mezclarlo en agua para  disminuir su fuerza. A los reumáticos se les debe aconsejar un método  continuo de limones.

A los efectos sudoríficos, es preciso tomarlo con agua caliente y miel  o azúcar. Como antidiftérico, puede hacerse gárgaras  con el jugo.

EL gran médico árabe Avicena , lo aconsejaba  en caso de fiebres y a las mujeres en estado avanzado  de  gestación , a fin de hacerles más pasables las indisposiciones de la gravidez; todos lo conceptúan un buen diurético y hepático, e incluso un buen auxiliar en las dolencias  cardíacas.

De todos modos, quienes más pueden y deben aventajarse de los frutos del limonero son los reumáticos. Es posible que el limón , por sí solo, no  cure esta afección, pero sí afirmamos que cuanto menos la alivia en gran manera y,  teniendo en cuenta que hasta nuestros días , la ciencia médica todavía va a ciegas  en lo concerniente a esta enfermedad, un alivio sano y seguro es ya  casi un verdadero remedio.

¿Podemos  decir más en favor  del limón? Ciertamente sí, ya  que donde este  cítrico  adquiere cabal jerarquía, eficiencia indiscutible, es en la regularización de las digestiones. Aquellas personas  cuyos jugos gástricos sean insuficientes, que hallen siempre dificultades en el proceso digestivo , pueden realizar un tratamiento con el limón.

Otro  empleo del limón , que suele pasar por alto en general, es su probable utilidad para las heridas en general. La capacidad ácida del limón tiene la propiedad  de contraer los vasos sanguíneos ejerciendo efectos desinfectantes y cicatrizantes. Hay ocasiones en que en un hogar faltan los artículos  más indispensables  de un botiquín, sin pensar que un modesto limón puede solucionar el apremio del momento.

Uno de los puntos más discutidos es que el limón  por sí solo puede curar las enfermedades venéreas; blenorragia, lúes, etc..  Ciertos autores lo afirman rotundamente, sin parar mientes en lo peligroso que puede resultar para un enfermo someterse al tratamiento empírico del limón , cuando el mal trabaja por dentro. Sí, la lúes ha llegado a ser vencida , como la blenorragia, más esto se debe a los antibióticos, no a las curas de limón.

Lo que debe hacerse es inculcar al público la convicción de que el organismo humano es algo mucho más complejo de lo que los profanos pueden sospechar; que existen cien enfermedades distintas con  los mismos o parecidos síntomas , por lo que  es necesario  un diagnóstico clínico antes de emprender  alegremente  un tratamiento. Por eso finalizaremos este breve resumen de las propiedades  del limón aconsejando recurrir ante todo a un médico, antes de automedicarse, aunque sea con un producto natural tan ideal como el limón.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO