Propiedades del Cólquico

Propiedades del Cólquico

Cólquico

Colchicum autumnale Lpropiedades del cólquico

Otros nombres: Narciso de otoño, mataperros, azafrán bastardo, cólchico, quitamersendas, flor de otoño,  còlquitc, y vulgarmente, en Cerdaña, safrà bord, veladre, y en gascón, cucuts, flor de San Miquel, polleta, flor d´automne, azpe- larr, azpegarr, cólchico.

Descripción: Planta vivaz muy extraña, entre tuberosa y bulbosa, originaria de Europa. Es muy venenosa.

El cólquico es una bella planta otoñal que ya  desde antiguo  tiene gran renombre,  especialmente   en la  medicina homeopática, que se fundaba en la  semejanza de aspecto del bulbo de la planta a un dedo deformado por la gota, atribuyéndole  sus propiedades curativas sobre esta dolorosa enfermedad. Tambien era empleado como amuleto.

Su bulbo está enterrado en el suelo: tiene hojas verdes, largas, lanceoladas y reunidas en penachos. Son parecidas a las de la lechuga, razón por la cual se han  producido muchos casos de envenenamiento.

Florece en otoño. Sus flores, solitarias o en grupos de dos o tres, poseen largos  y delicados pétalos rosados o lila pálido, raramente blancos. Estas  flores son secas y, por lo tanto, no necesitan ni  tierra ni  agua para desarrollarse; son del estilo de las del azafrán.

En el corazón  de cada grupo de hojas madura el fruto, consistente en una cápsula oval, que contiene numerosas semillas. Tanto las hojas como las flores y las semillas del cólquico tienen sabor amargo.

Virtudes: De esta venenosa y extraña planta se emplean las semillas como  analgésico, calmando, por consiguente , los agudos dolores de la gota. También tiene propiedades diuréticas.

Los efectos del cólquico sobre el ataque de la gota típica  son fulminantes. Y puede decirse que es el único remedio que realmente  calma los intensísimos dolores localizados en el dedo pulgar del pie enfermo.

¡ Atención! Sin embargo, por la actividad extraordinariamente tóxica de esta planta, se aconseja que no se enplee si no es por expresa indicación facultativa.

Por lo tanto en Medicina casera o familiar el cólquico no debe contar para nada.

Esta venenosisima planta tiene, además propiedades purgantes y se aplica en afecciones  reumáticas y renales, así como para el asma y como antineurálgica.

Presencia: El cólquico se cría en los prados, acá y allá, sin ser frecuente en la vertiente  mediterránea española, donde puede descender hasta  las orillas del Ebro, en Mallén; y más  o menos modificado en otros prados del norte  y centro de la Península.

La multiplicación se realiza por plantación de bulbos. La recolección  de éstos ha de llevarse a cabo poco antes de la floración.

Una vez recolectados los bulbos, deben cortarse en delgadas rodajas para acelerar  su secado. Las semillas se recolectan a mediados de la estación cálida,  procediendo sin demora a la extracción  del fruto y su secado sobre la una tela.

Se recomienda que después se conserven en frascos oscuros y bien tapados, y no más de dos o tres años.

Partes utilizadas: El bulbo  o tuberobulbo y la semilla.

Componentes activos: El más importante es la colquicina o colchicina, que no es un verdadero  alcaloide, ni da  sales; la colquiceína derivada de la anterior, y otras sustancias medicinales.

Propiedades: La colquicina dilata los capilares sanguíneos, excitante nervioso, diurética, antigotoso, antirreumático,  bronquítica, venenoso.

Uso externo. En farmacia se prepara diversos productos medicinales a base de cólquico.

Véase: Gota, riñón, reuma, capilares, asma.

Venenoso Mortal